La comediante aclamada por el creador de America’s Got Talent, Simon Cowell, como la próxima Tina Fey es una estudiante de segundo año que toma clases de AP y usa un uniforme de niña de escuela católica, excepto cuando hace una audición, actúa o da entrevistas a los medios.

Pero incluso cuando anda por su ciudad natal de Lancaster, le gusta lucir ropa con el logotipo de su escuela, un estilo que ha dado qué hablar en Paraclete High School ya que sus fanáticos la reconocen rápidamente, a ella y la escuela de la que se enorgullece.

Lori with her mother.

Lori Mae Hernández es una semifinalista de America’s Got Talent de 2016, que compitió presentando rutinas cómicas en el escenario. Conan O’Brien se impresionó tanto con su rutina (en ese tiempo, ella tenía 13 años y escribía sus propios chistes) que mostró un video de su actuación en Conan. Su audiencia la aclamó y aplaudió con igual entusiasmo que los jueces del show de televisión de realidad. “Ella arrasó con su actuación”, dijo O’Brien.

Lori, que ahora tiene 15 años, combina alternativamente su vida académica de estudiante destacada con la vida de actriz. Durante el verano, completó el episodio piloto de Everything’s Gonna Be Okay (Todo va a estar bien), una producción de Freeform, con la directora Rebecca Thomas (Stranger Things). La mayoría de las semanas incluyen audiciones múltiples en Los Ángeles y ponerse al corriente en sus tareas y labores escolares, intercalándolo con representaciones de actuación.

Aunque muchos actores con su currículum deciden abandonar la experiencia de la escuela secundaria para proseguir su educación en el hogar, esta nunca fue una opción para Lori. Su orgullo por Paraclete está en su sangre. Sus padres, Karen y Rick, son ex alumnos y han sido maestros en Paraclete por varias décadas: Karen da clases de arte y Rick enseña drama y cine. “Paraclete ha sido mi vida durante toda mi vida”, dice Lori.
La subdirectora Nadine Nichter-Seidel dice que los valores de la escuela Paraclete se ven reflejados en el humor de Lori. “A veces su humor toma un aspecto sarcástico, pero sigue siendo divertido y de buen gusto”, dice. “Creo que eso es parte de la educación que recibió de Karen y Rick, que se graduaron de Paraclete y le inculcaron esas creencias básicas comunes de que hemos de ser buenos con las personas”.

Ambos padres están muy involucrados en las actividades de los estudiantes. Rick es el director de actividades y ha dirigido casi 100 obras de teatro de la escuela, en tanto que Karen es la fotógrafa de la escuela y ha coordinado el anuario escolar durante veinte años.

Desde que Lori era un bebé, ambos padres han tenido que quedarse hasta tarde después de la escuela para ayudar con las actividades extracurriculares, lo que los llevó a buscar formas creativas para incorporar a su pequeña hija en los eventos escolares.

“Básicamente nací en una de las aulas”, bromea Lori. “Ha sido mi segundo hogar desde siempre”. Karen llevó a Lori a los mítines escolares desde que nació, y Lori tenía tan sólo dos años cuando participó en su primera producción de escuela secundaria.

Su papá, el director, la vistió como un hombre de hojalata en miniatura para un efecto cómico en una producción de The Wiz. “Me vestí como el hombre de hojalata y fui siguiendo al hombre de hojalata”, explica Lori. “He estado en todo desde entonces”.
Rick y Karen son sólo un ejemplo de los padres de Paraclete cuya participación hace que la escuela se sienta como una familia. “El corazón de la escuela es absolutamente familiar”, dice Karen. “Todos se preocupan unos por otros, todos siempre han sabido los nombres de todos, los miembros del personal están al pendiente unos de otros”.

“Sencillamente, se siente uno como en su casa”, añade. “Y tratamos de hacer que se experimente como un hogar para todos los demás también. Ése es un objetivo de nuestra familia”.

El programa de drama es una forma de reunir a los estudiantes que normalmente no se asocian entre sí. Karen dice de su esposo: “Su fuerte es trabajar con niños que normalmente no hacen drama: los jugadores de fútbol, los niños realmente tímidos”.

Rick también quiere incluir a tantos estudiantes como sea posible en cada obra de teatro escolar, así que que cada obra tiene varios repartos de actores. Los estudiantes pueden inscribirse en múltiples repartos, lo cual significa que una noche, un estudiante desempeñará el papel principal y luego, la noche siguiente, el mismo estudiante será un actor secundario.

Los beneficios de lograr que los estudiantes se presenten en el escenario son notables. “Se puede ver que esto cambia sus vidas”, dice Karen. “Es un gran logro pararse ante una audiencia y actuar frente a la gente. Realmente los ves crecer como niños”.

Aunque muchos actores deciden no ir a la universidad, los planes para después de la escuela secundaria de Lori son los mismos que los de sus compañeros. “Sé que quiero ir a la universidad”, dice ella. Karen explica: “No preguntamos: ¿vas a ir a la universidad? Nosotros decimos: ¿A qué universidad vas a ir?”.

En este momento Lori está deliberando entre las opciones de la escuela de cine y un programa de escritura. El comentario de Cowell de que Lori podría ser la próxima Tina Fey tocó una cuerda sensible en ella. “Me encanta Tina Fey. Ella escribe sus propias cosas”, dice ella. “Eso es lo que quiero hacer”. Su “plan general”, dice, es escribir, actuar y crear su propio contenido.

El programa académico en Paraclete ha permitido a los alumnos proseguir sus estudios en Harvard, Stanford, UCLA y Berkeley (por nombrar a unos cuantos). Pero el director John Anson dice que la universidad es sólo una de las metas para sus estudiantes. El profesorado de Paraclete, dice, tiene dos encomiendas en la vida: llevar a nuestros hijos al Cielo y llevarlos a la universidad.

De acuerdo con la evidencia, parece que el plan del Director Anson está funcionando.