En los últimos años, La Navidad es un poco más brillante para los niños de comunidades mundiales empobrecidas gracias, en parte, a los esfuerzos de Grayson Wade, un reciente graduado de Bosco Tech.

Durante nueve años consecutivos, Wade ha estado recolectando y empaquetando un total de 4,000 cajas de zapatos, cada una llena de objetos como juguetes, artículos escolares y productos de higiene para los niños desfavorecidos. En total, Wade ha recaudado $ 40,000 para la institución de caridad, Samaritan’s Purse, Operation Christmas Child (Bolsa del Samaritano, Operación Navidad para los Niños).

Pero Wade no está tan interesado en los números como en el mensaje que viene con cada caja de zapatos. Cuando un niño recibe una caja de zapatos, recibe también un folleto que habla sobre Jesús y otras historias bíblicas, que en muchos casos, como explica Wade, es una ayuda espiritual poco común, que incluso los niños bautizados nunca han recibido.

Él pudo experimentar de primera mano la pobreza que enfrentan muchos niños en un viaje misionero de Bolsa del Samaritano a Filipinas, un país en el que el 80 por ciento son católicos bautizados pero en el cual muchas ciudades carecen de una iglesia.

“Entonces, aunque las personas se declaran católicas”, explica Wade, “en realidad no lo viven porque no cuentan con el apoyo espiritual necesario”.

Después de que los niños abren sus regalos, son invitados a regresar a las 12 clases sabatinas, para aprender más sobre su fe, lo cual es llamado la presentación del Viaje más Grandioso. Los no católicos también pueden recibir una caja de zapatos y están invitados a tomar el folleto y a volver para las clases de los sábados. Los niños que completan las 12 clases reciben un ejemplar del Nuevo Testamento.

“El objetivo es, no sólo educar a los niños, sino también que los niños, que están ilustrados con ese conocimiento, vayan con sus amigos y familiares, compartan ese conocimiento con ellos y formen un efecto de evangelización fundamental”, dice Wade.

Wade recuerda una isla en Filipinas que estaba ocupada por 1,000 personas que, todas ellas, dependían de una fuente de agua y no tenían electricidad estable. La gente vivía en casuchas y su iglesia era sólo un techo sobre pilotes.

La maestra a cargo de la clase de catecismo desempeñaba también un trabajo de tiempo completo en una isla que se encontraba a cinco horas de distancia, pero empezaba el largo viaje todos los viernes por la noche para poder estar en la iglesia a tiempo para la clase del sábado por la mañana.

“Esto muestra sencillamente el nivel de dedicación que tienen estos maestros, lo que es realmente genial”, dice Wade, y agrega que quiere que estas historias inspiren a otros a donar.

Wade dice que el apoyo de la facultad y de los estudiantes de Bosco Tech fue algo inapreciable para ayudarlo a lograr su objetivo, especialmente el apoyo de Rudy Herrera, el coordinador del ministerio juvenil de la escuela. “Cuando le presenté este proyecto, él lo apoyó muchísimo”, dijo Wade, y agregó que Herrera estuvo animando a los estudiantes a ayudar ofreciendo horas de servicio por cada caja de zapatos donada.

“El coordinador del ministerio juvenil realmente trató de inculcar la importancia del servicio y por qué es tan importante saber corresponder”, dijo Wade, razón por la cual él decidió, a pesar de haber abandonado la escuela secundaria y de trabajar en cursos intensivos de matemáticas, continuar apartando tiempo para proseguir con la caridad.

Su mejor año de donación fue su último año en Bosco Tech, con un total de 1,009 cajas de zapatos, pero este año dice: “Pretendo llegar a las 500 cajas ya que ahora estoy en la universidad y estoy un poco más ocupado”.

Wade no ha olvidado lo que aprendió en la escuela acerca de su fe, especialmente sobre el poder de la oración. Aunque está deseoso de recibir donaciones para la Operación Navidad para los Niños, tiene también grandes deseos de que aquellos que no pueden donar, por lo menos oren por el éxito de sus esfuerzos.

Él no solo quiere que los niños experimenten la Navidad sino también las alegrías de Cristo. “Oremos para que todas estas cajas que se están preparando en todo el país tengan como resultado en que haya más niños que lleguen a conocer a Dios y a Jesucristo”, dice.

Aquellos interesados en saber más sobre la Operación Navidad para los Niños, visiten por favor samaritanspurse.org/what-we-do/operation-christmas-child